Phenex

El calor desolado proveniente de las cuevas internas de mi memoria, causa un ruido incesante. No se calla y llega en forma de voces olvidadas, perdidas en la inmensidad lúgubre de cámaras subterráneas, donde prolifera el eco del pasado y el futuro se desarma.

Transmuta pequeños espíritus de fuego juguetones, en la profundidad del abismo. Impacientes de regresar a la superficie de esta realidad, darle vida al segundero descompuesto de mis impertinentes versos. Letras que marchaban en flamas, al oriente desconocido de latidos diferentes a los míos.

Una promesa incumplida a mi conciencia, por su propio bienestar quise secar la tinta maldita de mis querellas, el corazón no podía soportar mas flagelo de sus partes muertas…

Mi alma tiembla de hipotermia, los labios se han secado en busca de un resquicio vago.    Entrego los reflectores a la ceniza renacida, al polvo del polvo que se integra lento al tiempo…

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: